¿Cómo escribo un post en mi blog?

Aprende las mejores pautas para mejorar tu posicionamiento en internet mediante posts en tu blog con regularidad. Te ayudaremos a crear un longtail ideal para la captación clientes. Pierde el miedo a escribir en tu blog y estudia cómo hacerlo.
Cómo escribo un post en mi blog

Para mejorar tu posicionamiento en internet es importantísimo saber cómo escribir un post en tu blog con regularidad y con palabras clave largas. Crearás un long tail ideal para la captación de clientes.

Escribimos para personas y crearemos contenidos de calidad. Eso atraerá a tus clientes potenciales. Así pues, plantéate escribir en tu blog y estudia cómo hacerlo bien.

Es costoso escribir artículos con periodicidad, sobretodo al principio cuesta un poco, porque no se tiene ni la práctica, ni la agilidad necesaria para hacerlo pero si le pones empeño te ayudará a captar nuevos seguidores y por lo tanto tener un buen engagement. Por este motivo compartimos contigo algunos consejos que funcionan bastante bien. Adáptalo a tus necesidades y empieza sin miedo.

Anota las ideas que tienes

Tendrás días que estás inspirado y otros días que te quedas en blanco. Si estás en esos momentos en que se te vienen a la cabeza un montón de ideas, párate y escríbelas, no lo dejes para otro momento. Coge tu bolígrafo y escríbelas en tu blog de notas, en tu teléfono, en una servilleta de un restaurante, en un papel que te presten… pero no dejes de hacerlo, es tu momento de inspiración.

Aprovecha tu vena creativa de ese instante, las ideas no vienen todos los días.

Uso de los borradores

Añadir una nueva entrada no es ponerte a ello y ya está. Es muy útil escribir el artículo y dejarlo en borrador e ir añadiendo ideas, frases…, que vas teniendo y que enriquecerán el post. En ocasiones los borradores pueden quedar atrapados en el tiempo, bien porque no estamos inspirados, porque no tenemos ganas de escribir sobre ello o porque no nos parece el tema apropiado para el momento…

Por tanto no te agobies, repasa tus borradores, escoge el que más te apetezca, en ese instante y ponte a ello.

Igual te interesan estos artículos:
[display-posts exclude_current="true" taxonomy="category" tax_term="current"]

La revisión de tu post

Según la frase que se atribuye a Ernest Hemingway: “Escribe borracho, edita sobrio”, cuando escribas el artículo vas a ir a saco. Pero no olvides lo más importante, revisar los errores de ortografía, de sintaxis, estructurales o tipográficos. Así pues,  puedes crear borracho pero después corregir todos los errores que estando sobrios no cometemos.

En el primer intento no vas a ser perfecto. Pero tienes que hacerlo bien porque Google lo ve todo y mirará con lupa la calidad de tus escritos. Y sobre todo tus lectores te lo agradecerán, al fin y al cabo escribimos para ellos. Una vez que escribiste el artículo (cuando estabas borracho) ya está preparado, y es entonces cuando empieza el proceso de edición, como paso totalmente necesario; la ortografía, tipografía, estructura… Y cuando hayas terminado la edición, lee el artículo de nuevo y verás como todo ¡está ya perfecto y listo para publicar!

Crea el contenido perfecto de  tu post

Muy importante es que a Google se lo pongas fácil:

  • Escribe párrafos de no más de 90 palabras.
  • Posts cortos: de 300 a 600 palabras.
  • Posts largos: de 500 a 600 palabras en adelante.
  • Posts mejor posicionados: de más de 1500 palabras.
  • Revisión de la calidad de la escritura.
  • Utiliza negrita y cursiva para dar énfasis, no más del 10%.
  • El título principal no más de 10 palabras.
  • Incluye imágenes en tus post, mejorarás en visibilidad.
  • También es interesante, si lo requiere, incluir algún vídeo.
  • Escribe un resumen que defina tu contenido, en la “Descripción Meta”  para que aparezca en las búsquedas y en las redes sociales, cuando lo compartas.
  • Optimiza el SEO para los motores de búsqueda.

Establece la temática

Organiza la temática de tu blog según el día de la semana que vas a publicar. Esto facilita mucho las cosas, pues vas mirando en el día que estás y ya sabes sobre el tema que vas a escribir. No te obsesiones con un montón de cosas, te va a costar después más la temática que vas a elegir. Así pues limita un poco los temas de qué vas a hablar, estudia las posibilidades y así lo tendrás más fácil. Es lo mismo que si voy a un supermercado y en un estante hay 100 marcas de champú, me sentiré abrumado y no sabré cuál elegir. Mientras que si hay menos cantidad donde escoger, me centraré antes en el ideal.

También es muy importante organizar las categorías de tu blog. Puedes establecer pautas para que cada artículo que escribas, sea de una categoría distinta de tu blog.

Y no podrás repetir categoría hasta que hayas escrito post de todas ellas. Así asegurarás que tus categorías principales están equilibradas, y no tendrás categorías repetidas un montón de veces y de otras apenas has escrito uno o dos post.

Lo que está claro es que, ¡no tienes por qué seguir rigurosamente esta pauta! Este planeamiento es para que te ayude a elegir un tema para cada artículo, para no tener el síndrome de “la página en blanco”. Sin embargo en ocasiones te apetecerá escribir sobre un tema que te encanta y te apasiona, o porque es novedoso o  porque es una noticia importante que debes publicar de inmediato y aprovechar el tirón. Pero a excepción de estas ocasiones, las pauta son las mejores y te puede ser de gran ayuda.

Comienza a escribir…

Y por último, y seguramente lo más importante: Empieza. Echa la pereza a un lado. Hazte el propósito de escribir cada día o al menos 3 ó 4 veces por semana. No es necesario un testamento o una tesina. Simplemente es un post para tus lectores. Escribe uno y otro hasta que te des cuenta que tus post empiezan a gustar, tus seguidores a aumentar y tus beneficios a crecer. Cada día que pase lo harás mejor. Y cuando te hayas dado cuenta los haces como por arte de magia y cuando pase un año, verás que tu blog ya cuenta con cientos de post que seducen a tus lectores.

Irás ganando en experiencia según pasan los días. No pretendas ser un Miguel de Cervantes Saavedra desde el primer momento. Eso conlleva esfuerzo y mucha práctica.

Desde un artista hasta un médico, si no practican, no mejoran y no aprenden. Por tanto no tengas miedo, y empieza a escribir y te irás percatando de cómo poco a poco y cuanto más escribas, te será más y más fácil y le sacarás cada vez más rendimiento.

… o abandona tu blog

Y si después de haberlo intentado por activa y por pasiva, si el intento ha sido superior a tus fuerzas, acepta que te es imposible escribir un blog de forma periódica. Entonces abandona. ¡No lo hagas! Y si además tus obligaciones en tu día a día realmente no te lo permiten, abandona. Hay más opciones como contratar a personas que se dedican a estas tareas y pueden hacerlo por ti. Hay infinidad de profesionales capacitados para ello. Y si no conoces a nadie que pueda redactar tus contenidos, te podemos recomendar a alguien de confianza si te pones en contacto con nosotros.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *